Profesionales de la sanidad y los servicios sociales trabajan en un plan de atención a víctimas de accidentes y sus familiares

Profesionales y técnicos de la sanidad y los servicios sociales están trabajando en la elaboración del ‘Protocolo de atención social a las personas accidentadas y a sus familias’, con el que se pretende complementar la asistencia domiciliaria a las víctimas, una vez recibida el alta hospitalaria. La consejera competente en materia de servicios sociales, María José Sánchez Rubio, ha informado sobre este protocolo en el Parlamento, en respuesta a una pregunta oral formulada por el Grupo Socialista.

Según ha explicado en la Cámara, el protocolo se está realizando a través de la Dirección General de Personas con Discapacidad, y va a permitir completar y mejorar la atención a las víctimas directas e indirectas de accidentes relacionados con la seguridad vial. El objetivo es reducir el impacto personal, familiar, y económico de los accidentes en la vida de las personas que los sufren y de quienes les rodean.

En este sentido, ha detallado que la actuación que prevé el protocolo se sitúa en el espacio de los Servicios Sociales y en otras políticas sociales como la adaptación de la vivienda y del automóvil, la formación profesional, las posibles indemnizaciones y otras distintas a la estrictamente sanitaria.

Según ha informado Sánchez Rubio, para la realización del protocolo se ha constituido un grupo técnico de trabajo y se está realizando un sondeo de opinión entre profesionales y las víctimas de accidentes y sus familias. El objetivo es profundizar en el conocimiento sobre las actuaciones necesarias para dar respuesta a las demandas sociales existente. Con esa finalidad, el protocolo se aplicará en coordinación con la asistencia sanitaria, prestando la atención integral requerida por este grupo de población.