La Presidencia de la Junta vuelve a San Telmo en septiembre tras la rehabilitación integral del edificio

La Presidencia de la Junta de Andalucía vuelve al Palacio de San Telmo, su sede oficial desde 1992, tras cinco años de obras. La consejera de la Presidencia, Mar Moreno, lo ha anunciado así en Sevilla, donde ha expresado su satisfacción por la conclusión de una "compleja y emblemática rehabilitación" que devuelve "una joya del barroco andaluz" a los ciudadanos. Moreno ha destacado que, gracias a esta intervención, la Junta dispondrá de "una sede institucional digna" al igual que la inmensa mayoría de comunidades autónomas.

La Administración andaluza ha acometido una rehabilitación integral de este edificio emblemático, cuyo avanzado estado de deterioro ponía en grave riesgo su conservación. A partir de ahora, la ciudadanía tendrá ocasión de conocer un monumento clave para dimensionar el patrimonio histórico y artístico de Sevilla ya que se prevé un sistema permanente de visitas. "San Telmo ha regresado a Sevilla", ha manifestado la consejera que, además, ha explicado que se podrá recorrer el 75% de las instalaciones.

De este modo, además de albergar la sede oficial de la Presidencia de la Junta y de convertirse en una importante sede administrativa para más de 300 funcionarios, el Palacio de San Telmo abrirá sus puertas con la finalidad de que la ciudadanía conozca el importante legado artístico de un monumento que ha precisado de una intervención integral, tanto del edificio como de las zonas adyacentes.

Esta tarea ha sido dirigida por el arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra que, con la colaboración del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), ha llevado a cabo una intervención que tenía el doble objetivo de dotar de funcionalidad a un edificio cuya restauración exigía, además, respeto a la condición patrimonial del mismo.

El convenio finalista suscrito en 1989 entre la Administración autonómica y el Arzobispado de Sevilla para albergar la Presidencia de la Junta de Andalucía autorizaba el inicio de obras de restauración. Se ha finalizado ahora la segunda fase, y última, de las obras de rehabilitación del Palacio de San Telmo, cuya realización se ha extendido entre los años 2005-2010. Una intervención integral que culmina los trabajos que se llevaron a cabo en los años 1991 y 1992, pero que afectaron sólo al 15% del edificio.

Se pone fin, así, a una "necesaria e improrrogable" rehabilitación total de San Telmo. El avanzado estado de deterioro que presentaban muchos de sus espacios y estructuras demandaba, según Moreno, una intervención en la totalidad de un conjunto que ha alcanzado los 21.711 metros cuadrados construidos, más 18.019 correspondientes a jardines y zonas adyacentes.

De este modo, la segunda fase de la restauración de San Telmo ha permitido recuperar un total de 39.730 metros cuadrados. Para ello, la Junta de Andalucía ha destinado en cinco años un presupuesto de 46.677.372,11 euros, de los cuales 555.793,08 euros, se aportaron en 2005; 7.716.771,10 euros, en 2006; 13.372.955,42 euros, en 2007; 15.723.823,46 euros, en 2008; 8.943.403,66 euros, en 2009; y en 2010, un total de 364.625,39 euros, en 2010.

Aunque en un principio la licitación ascendió a 38.594.860,63 euros, las obras se adjudicaron finalmente por 34.202.765,49 euros (un 11% menos) con un plazo inicial de ejecución de 33 meses. En este punto, la consejera de la Presidencia ha indicado que se trata de un coste "razonable y ajustado a la luz de lo que cuesta una intervención de un edificio de tal envergadura y valor histórico".

Proyecto complementario

La realización de todos los trabajos se ha desarrollado a lo largo de 55 meses como consecuencia de la catalogación y conservación de los yacimientos arqueológicos descubiertos (4.420.954,85 euros) y por la realización de un proyecto complementario con la finalidad de actuar, entre otras zonas, en el techo de madera de la capilla, y la restauración de las doce estatuas de la fachada de Palos (5.191.618,83 euros). El presupuesto final contempla, además, dos revisiones de precios de 2.014.814,54 y 847.218,40, respectivamente.

Para la materialización de todas las obras, que han contado con la supervisión de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, la dirección facultativa ha requerido de la implicación especializada de documentalistas, restauradores, conservadores, arqueólogos, técnicos de construcción civil, etc.

Tras la conclusión de las labores de rehabilitación, la Junta de Andalucía recepcionó recientemente las obras y recibió la licencia de primera ocupación, paso previo necesario para cerrar el expediente con todos los presupuestos ya ejecutados, a falta de la liquidación definitiva.

La posibilidad de usar al completo el Palacio de San Telmo tras su plena rehabilitación convertirá a este emblemático edificio en una importante sede administrativa que, no sólo albergará la sede de la Presidencia de la Junta, sino que traslada también la Consejería de la Presidencia junto con todos sus centros directivos: Secretaría General Técnica, Secretaría General de Acción Exterior, Oficina de la Portavoz y Dirección de Comunicación Social.

Aprovechamiento del espacio

En total, más de 300 funcionarios trabajarán a diario en San Telmo para, de este modo, aprovechar al máximo el uso de todos los espacios y dependencias rehabilitados. Esta opción era inviable hasta ahora ya que, en su mayoría, presentaban un grave estado de conservación.

Así, Vázquez Consuegra ha conseguido preservar un edificio del siglo XVII con las prestaciones exigibles a una sede administrativa del siglo XXI. Una solución que ha sido complicada por la exigencia de respetar la estructura del edificio y por su complicado trazado. La Administración andaluza se responsabilizará en adelante del cuidado, mantenimiento y conservación de todo el edificio y de sus espacios adyacentes.

De puertas abiertas

A partir de septiembre, San Telmo no sólo albergará de nuevo la sede oficial de la Presidencia de la Junta de Andalucía, sino que se convertirá en un monumento de visita obligada para todos los andaluces y andaluzas.

La Presidencia de la Junta de Andalucía regresa a San Telmo, aunque compatibilizará este uso oficial con el compromiso de abrir sus puertas al público para que el último gran monumento de Sevilla que no era visitable hasta el momento, sea conocido y disfrutado por el conjunto de la ciudadanía. De esta forma, añadirá todo su valor patrimonial al conjunto histórico y artístico de la ciudad.

Las zonas de mayor valor patrimonial y los jardines de San Telmo dispondrán de un sistema permanente de visitas guiadas a partir del próximo otoño, que será compatible con el uso institucional previsto para el edificio en cumplimiento del convenio suscrito en 1989 con el Arzobispado de Sevilla.

Como preludio, entre los días 8 y 16 de mayo se desarrollarán unas jornadas de puertas abiertas para que todos los sevillanos y sevillanas, así como las personas que se encuentren de visita en la ciudad, tengan la oportunidad de ser los primeros en ver San Telmo ya restaurado. Para ello, se organizarán grupos de 30 personas, que serán guiados a través de un recorrido por los espacios más destacados del edificio (capilla, salón de los espejos, despacho del presidente de la Junta, etc.) con una duración aproximada de 60 minutos.

Entre el lunes 10 y el viernes 14 se podrá visitar San Telmo de 16:00 a 20:00 horas, mientras que los sábados (8 y 15) y los domingos (9 y 16) las visitas abarcan también las mañanas ya que el horario se extiende entre las 10:00 y las 19:00 horas. Está previsto que cada diez minutos dos grupos inicien simultáneamente su visita a San Telmo.

Un edificio con historia

San Telmo es un monumento con una gran historia a sus espaldas. Comenzó a construirse en el año 1682 en terrenos extramuros propiedad del Tribunal de la Inquisición para albergar el Colegio Seminario de la Universidad de Mareantes en donde se acogía y formaba a los huérfanos de los marineros.

Dispone de planta rectangular con varios patios interiores, torres en las cuatro esquinas, capilla y jardines. La capilla es obra del arquitecto Leonardo de Figueroa. De un exuberante barroquismo, está presidida por la imagen de Nuestra Señora del Buen Aire, de principios del siglo XVII.

Uno de sus principales rasgos son las esculturas que presiden la fachada de la calle Palos de la Frontera. Se trata de las efigies de Doce Sevillanos Ilustres, realizadas en 1895 por Antonio Susillo: Juan Martínez Montañés (escultor), Rodrigo Ponce de León (marqués de Cádiz y capitán general de la Reconquista de Granada), Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (pintor), Miguel de Mañara (caballero y filántropo fundador del Hospital de la Santa Caridad), Lope de Rueda (escritor), Fernando de Herrera (poeta), Luis Daoíz (militar héroe de la Guerra de la Independencia), Benito Arias Montano (humanista), Bartolomé Esteban Murillo (pintor), Fernando Afán de Ribera y Enríquez (duque de Alcalá y humanista), Fray Bartolomé de las Casas (religioso, obispo de Chiapas y protector de los indios).

Desde 1847 dejó de funcionar como Colegio de Naútica, teniendo en los años siguientes usos dispares como sede de la Sociedad del Ferrocarril y de la Universidad Literaria. En 1849, es adquirido por los duques de Montpensier, que lo convierten en su residencia oficial. Al fallecer en 1897 la infanta María Luisa de Orleans, lega el palacio a la Archidiócesis de Sevilla y cede sus jardines, que hoy forman el Parque María Luisa, a la ciudad de Sevilla.

En 1901, siendo arzobispo de la ciudad Marcelo Spínola, San Telmo se convierte en seminario hasta el año 1989, cuando es cedido por el Arzobispado de Sevilla a la Junta de Andalucía para albergar la sede de la Presidencia.