El CAC Málaga presenta la primera exposición en españa de Michaël Borremans

El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga organiza la primera exposición individual de Michaël Borremans en España. Fixture, exposición comisariada por Fernando Francés, reúne 35 pinturas de los últimos quince años. Sus obras abren el camino al complejo mundo personal del artista, repleto de primeros planos de personajes anónimos y naturalezas muertas. Borremans recrea en su trabajo una atmósfera similar al cine, una de sus principales fuentes de inspiración junto con la fotografía. La exposición cuenta con el apoyo del Gobierno de Flandes. El artista vive y trabaja en Gante (Bélgica).

Del 09 de octubre al 17 de enero de 2016

“No me veo como un pintor puro, pero uso el medio porque es el más adecuado para crear un tipo específico de imagen” ha declarado en más de una ocasión Michaël Borremans cuando intenta explicar su profesión. (Bélgica, 1963) . Fixture es una selección de 35 pinturas que repasa más de una década de la trayectoria profesional del artista flamenco. Sus obras se caracterizan por emplear una paleta de colores oscuros y por el uso de un formato de pequeñas dimensiones, similar al retrato, donde crea sus pinturas. Con gran habilidad técnica y cierta ironía abarca temas como la figura humana y el peso que conlleva la existencia humana: la soledad, los miedos, los defectos, la confusión y la tragedia.

Para Fernando Francés, director del CAC Málaga: ”Borremans es un artista inconformista con una voz propia, difícil de clasificar. Te sientes muy atraído por sus imágenes, ahí reside su gran poder. Su pintura te atrapa. No necesitas entenderlo todo, hay que sentirlo. Sus obras producen al mismo tiempo experiencias que pueden llegar a ser contrarias: inquietud, fascinación, irritación, sosiego, belleza, tristeza, misterio, realidad, fantasía. Con sus pinturas, pero también con sus dibujos, que reflejan una visión del mundo más surrealista, y sus películas, imágenes en movimiento de belleza pictórica que presenta como si fueran pinturas, fuerza al espectador a plantearse cuestiones filosóficas sobre la pintura y su infinitas posibilidades, sobre lo que representa y simboliza, sobre interpretación y significado. Una imagen muy simple puede cuestionar mucho. Son obras ambiguas, abiertas, con un elemento misterioso, intrigante, como un puzzle, que el visitante tiene que resolver”.

En la exposición Fixture se podrán ver pinturas basadas en fotografías captadas con anterioridad por el artista. En sus lienzos, Borremans recurre a las fotografías que manipula de libros, revistas o internet, aunque en su última etapa, ha comenzado a utilizar modelos para crear escenarios que fotografía y luego traslada a la pintura. La temática de su obra se centra en una crítica irónica sobre lo absurdo de la condición humana. Sus obras oscilan entre la realidad y la fantasía, la fascinación y la irritación.

Borremans se confiesa un interesado de la técnica barroca en términos de eficacia, de ahí, su interés por maestros del Barroco español, donde recurre a menudo como fuente de inspiración. Artistas como Velázquez, Goya, Rembrandt o Manet y otras corrientes artísticas posteriores como el surrealismo, están presentes en su discurso. Así mismo, la mayoría de sus obras se encuentran muy marcadas por su admiración de la fotografía, disciplina que compartía con su abuelo, y su pasión por el cine, donde se siente atraído por directores como David Lynch o Stanley Kubrick. Con el paso del tiempo, su trabajo ha ido aumentando en cuanto a complejidad y a una técnica más meticulosa en sus últimas pinturas.